All posts filed under: Música

Arriba Norma Jean, abajo la Marilín

Me hace mucha ilusión anunciar a los que se dejan caer por aquí que debutamos en Norma Jean Magazine con una entrevista a cuatro manos. El objeto de este pequeño experimento periodístico ha sido Kira Kira, una compositora islandesa que actuó en Periferias, y con la que tuvimos el placer de compartir un largo desayuno y un paseo bajo la lluvia. Puedes pinchar en la foto para leerla, pero no antes de acabar de leer este post. Porque además de ser lo primero que escribo con Marta, si no recuerdo mal, desde tiempos de la universidad, la entrevista me hace mucha ilusión porque es mi primera colaboración con este fanzine digital, ideado desde Zaragoza: una revista online dirigida a aquellas mujeres y hombres con cabeza que no se sienten identificados con la prensa actual (…) Pretendemos centrarnos en todos los temas que conciernen a la mujer, desde lo más serio a lo más superficial. También queremos aprovechar para compartir el trabajo de mujeres creativas y emprendedoras, que suele recibir menos atención mediática que el de …

Beatlemaníacos

Los amas o los odias. And I love them. Tengo dos poderosas razones: que son o fueron, de entre todos los discos y casetes que tenían mis padres, la única música que me parecía ‘apta’ para mis oidos preadolescentes y no sonaba a carca o me resultaba totalmente incomprensible; y que sin sus letras probablemente no habría aprendido inglés. Creo que son dos buenas razones para ser fan, y lo mejor es que hay más. Pero mi ‘beatlemanía’ es de principiante comparada con la de otros apasionados capaces de volverse a comprar toda la discografía a un precio desorbitado simplemente porque la han remasterizado, o que llegan a coleccionar toda la parafernalia en la que aparezca algo relativo John, Paul, George y Ringo.   Producto de masas confeccionado a la perfección -hay por ahí una teoría cospiranoica que dice que fueron uno de los inventos del club Bilderberg y del talento de Theodor Adorno para promover grupos musicales que propugnaran el consumo de drogas y así ‘atontar a la juventud americana’- o más bien, grupo …

Ciudades menos grises

Ayer estuvimos en el seminario de ciudades creativas y mientras escribía a medias un reportaje y a medias el post de resumen del seminario, ha llegado al correo un mensaje que no por traer noticias ya conocidas alegra menos: Arrebato levanta la persiana después de casi dos años sin actividad en su local de la calle Palafox, en la Madalena, y lo hace con un fin de semana intenso. Es la ‘vuelta a casa’ de varias productoras de conciertos que, a pesar del cierre del local “por razones administrativas”, es decir, por exigencias del Ayuntamiento en torno a “un puñado de argumentos técnicos”, como explican en el mail la asamblea que gestiona el Centro Social, han seguido programando música de muy variados estilos, siempre no comerciales, en otras salas de la ciudad. Este viernes Arrebato volverá a abrir sus puertas para celebrar conciertos que comenzarán a las 19.00 o las 20.00 con exquisita puntualidad, para terminar a las 22.00 y respetar el descanso del vecindario del que se sienten parte y con el que, aseguran, …

A mi también me gusta Bandcamp

Aunque nunca he sido una melómana empedernida, por mi trabajo me ha tocado aprender, hacer oido y escuchar muchos y diferentes grupos. Internet y la posibilidad de escuchar casi cualquier banda actual de forma gratuita han sido siempre una gran ayuda cuando he tenido que hacer una ‘previa express’ de algún concierto. En su día fue, sobre todo, Myspace, y últimamente ha sido Spotify, aunque no tiene un catálogo 100% completo y sus restricciones de acceso gratuito son cada vez mayores. Precisamente, la necesidad de escribir una reflexión sobre el modelo de negocio de la empresa sueca ha sido la que me ha llevado a aprender un poco más sobre el funcionamiento de Bandcamp y por eso digo, como el autor de este otro post, que a mi también me gusta. Bandcamp, como cuenta uno de sus creadores en esta entrevista, nace de “una frustración personal como fan” intentando escuchar la música desde el sitio web de uno de sus grupos favoritos, sin conseguirlo. Así que creó la empresa con el objetivo de resolver los …

Pasión por el vinilo

Hace días que vimos ‘Alta fidelidad, un paseo por la historia del vinilo’, la exposición grande de esta temporada en el Centro de Historia, y si no he escrito hasta ahora sobre ella es porque no tengo mucho que añadir. Aquí sabemos poco de discos, aunque adoráramos los vinilos de los Beatles de mi padre, que seguro que, como señor que no bailaba pero pinchaba en las fiestas, tiene más anécdotas que contar sobre esto. Pero solo se puede tener un vicio de esos que hacen que se comben las estanterías y te maldigas a la hora de las mudanzas, y yo ya tengo el mío. Solo nos faltaba ser frikis de los discos. Apañados estábamos. Igual por eso me ha gustado la exposición. Absténganse los expertos: no es una colección de rarezas. La muestra está hecha más bien para paseantes ocasionales, domingueros del mundo del vinilo. Hace historia sobre los orígenes de las grabaciones musicales, desde los cilindros de cera hasta el vinilo que conocemos actualmente, y rescata aparatos y soportes que probablemente muchos …

un 2010 de conciertos

Empezamos el año tarde y mal, pero ya estamos en 2011. Quería empezarlo haciendo un repaso de los conciertos de 2010 como hice también el año pasado. Y contar cómo bailamos con Gang Gang Dance en Brooklyn o cómo conseguí quedarme dormida en un local de East Williamsburg con la música atronando; hacer una foto de lo guapos que nos pusimos para el concierto de Neil Hannon, cuántas chicas había en La Lata de Bombillas para ver a las Agent Ribbons, o que The New Raemon nos cantó ‘Elena-na’ bajito y muy cerca en el Café Hispano; ya os conté el estado de hipnosis por culpa de Massive Attack, que fuimos a un secret-show a Pamplona,  y que formamos parte del selecto público de los conciertos de Tripolar o de Producciones Con las Uñas. Nos desgañitamos con Nueva Vulcano en el Primavera Sound, y más tarde en la López. Y vimos cosas tan bonitas como a Balmorhea o Pillars and Tongues, o tan bizarras como a The Bitter Tears. Como otros años, fuimos al Muévete, a la Fiesta …

Sin comparación

Escucho la radio un domingo por la mañana. En la tertulia pilarística, las voces hablan de los conciertos que “marcaron los Pilares de su vida”, montones de conciertos a los que yo no fui. Está claro que se pueden contar nuestras vidas con sus conciertos como hitos. Yo lo hice ya una vez. Pero hay conciertos y conciertos, y me niego a hacer una de esas escalas de uno a diez que les gusta tanto hacer a los periodistas y a los escritores (y que a algunos les salen tan divertidas). Hay cosas que no admiten comparación. Por ejemplo, dos ejemplos. Concierto #1: Viaje en coche. 178 kilómetros de carretera y ya estamos en la puerta del Estudio Vaca. Maquinas, carteles y estanterías llenas de lomos de libros. Caña en la Plaza del Castillo, para que quede claro que estamos en Pamplona. Y luego, a la sala, cervezas y sándwiches de triángulo. Dicen que esto es un ‘secret show’ pero no para de llegar gente y el local se llena y se acaban los bocatas …

Torrero está revuelto

Andan las cosas revueltas en el barrio esta semana, y no hacemos más que salir en los papeles, ya sea porque la policía ha intentado desalojar, con violencia y en extrañas circunstancias, el CSO La Vieja Escuela, o porque la AVV Montes de Torrero haya recibido la enésima multa del Ayuntamiento de Zaragoza por poner carteles de sus actividades informativas y lúdicas en los mismos lugares en los que otros, incluido el propio consistorio, se anuncian y de paso, se lucran. Sin embargo, y aun con todo, oír consignas en la calle, y ver amanecer cada día un cartel nuevo en mi portal me hace sentir que el barrio está vivo, y no muerto o anestesiado como a algunos les gusta tener sus propios barrios, y en general a la ciudad. Por cosas como esta me he quedado a este lado del canal. De nuevo el lunes estaremos otra vez en los papeles, esta vez por la clásica Bajada que cumple 28 años que acogerá el rechazo a Yesa y a los desalojos, como siempre …

Arrebato: exposición, contradicción, futuro…

La Arrebato celebra sus 15 años y han querido invitar a ella a los visitantes del Centro de Historia, ya que durante el verano (hasta el 5 de septiembre), la asociación de vecinos de la calle Palafox presenta en la cripta una exposición sobre su historia y filosofía de trabajo, a través de fotos, carteles, recortes, vídeos y música. En la inauguración del pasado miércoles, y a través de foros en Internet, he leído/oído varios comentarios negativos: que faltan cosas, que una parte de la historia de la sala está insuficientemente retratada… supongo que  son críticas que vienen del hecho de que todos los que estábamos allí, de una forma u otra, nos sentíamos parte de la exposición, ya fuera como miembros del colectivo, músicos, fotógrafos, cartelistas, periodistas, público… y deseábamos vernos reflejados en ella. Creo que estos enfados/críticas tienen su parte entrañable, y es la de que Arrebato es un ser colectivo. También se le puso otra pega a la exposición, y es la de que “es una exposición hecha para quien conozca la …

Música con chubasquero

Hace años, hace muchos años, seguramente antes de vivir en Zaragoza por elección y no por nacimiento, cuando pensábamos que Madrid era lo más y esta aldeica a orillas del Ebro era un soberano tostón, seguramente antes de quitarnos los prejuicios y “eclectizar” nuestros gustos -ya sé que esa palabra no existe pero son las nueve y media y estamos calentando las teclas y el coco-, antes de trabajar con las agendas culturales de la ciudad a todas horas (y sobre eso os cuento mañana), pensábamos que “en Zaragoza nunca hay nada”. Pero algo ha cambiado, nosotros o ella. Como muestra, un día elegido -no al azar- en el calendario. El próximo sábado, 12 de junio. En La Casa del Loco toca Zahara. Pueden saltarse tranquilamente a los teloneros cuyo nombre no diré ni una ni tres veces, por si acaso se me aparecen, y escuchar a esta chica de voz suave y canciones pelin ñoñas pero majicas, que estará allí con su guitarra. O si lo suyo es el rock y el blues, ir …