All posts filed under: Viajes

malta-portada

36 horas en Malta

Malta no es, seguramente, el destino más a mano para un turista español. A desmano, mal comunicado… ¿Y qué hablan allí?. Si lo googleas, encontrarás playas, terrazas y cursos de inglés. Pero en invierno, Malta es otra cosa, y no necesariamente peor. Su idiosincrasia, a medio camino entre el sur de Europa y el norte de África, su gastronomía mediterránea, su impresionante patrimonio, su curiosa geografía y su cálido invierno, bien merecen 36 horas de escapada invernal. Un combo de Ryanair nos la pone en bandeja. VIERNES 3 p. m. LA HUELLA DE LA ORDEN. Si algo ha dejado huella en el perfil y la historia de este archipiélago es la presencia de la Orden de Malta, que es también el símbolo del país, con la famosa cruz de ocho puntas. Es en la co-catedral de San Juan en la que más se nota esta huella. Estamos en Valetta, la capital, en plena Republic St., centro neurálgico de esta pequeña ciudad. Además de su barroquísimo interior, sus capillas y sus mármoles, lo que deja sin aliento es …

Profesoras se manifiestan en Rabat

Contamos con vosotras

“Contamos con vosotras”, nos dicen al terminar la última reunión a la que asistimos esta mañana, nuestra penúltima jornada en Marruecos dentro del programa de Viñetas de Vida. Nos lo dice en esta ocasión un representante de la AECID, pero no es la primera vez que oímos esta frase: las mujeres de la fresa, las organizaciones de la sociedad civil que trabajan por sus derechos, las mismas trabajadoras de Oxfam Intermón, incluso funcionarios de la seguridad social marroquí se interesan por saber cómo vamos a hacer llegar nuestro mensaje a través de informes, obras de arte, tebeos o blogs. Cuentan con que contemos bien lo que ocurre en Marruecos, con que el trabajo que hagamos sirva de altavoz del suyo, con que siga llegando más y mejor ayuda que consolide los derechos humanos, los derechos más básicos en este país a la vez creciente y frágil. Durante estos días, nos fijamos en los detalles de los sitios por los que pasamos. Las carreteras, los coches, las casas o las oficinas… todo tiene un tono de …

Ir en barco a Malmöya

Oslo, a remojo

Oslo ha amanecido hoy terriblemente gris y pasada por agua. No es que haya pasado mucho tiempo, pero  el verano ya quedó bastante atrás y ya hemos vuelto a los abrigos por la noche y las botas cerradas, como si me quisieran decir: que no te de pena irte. Lo cierto es que este será un verano difícil de olvidar. Dicen que ha sido el mejor en 60 años, con un julio brillante y caluroso, noches de dormir con la ventana abierta y días de bañarse en el fiordo en agosto. He vivido casi toda mi vida en una ciudad de río en medio de un desierto, y una de las mejores cosas de Oslo y de Noruega en general, es que hay agua por todas partes. Hay ríos, hay lagos y fiordos, y salir pescar o tener un barco para navegar son cosas del día a día. Sin salir de la ciudad, cogiendo el autobús 30 desde el centro, se llega a las playas de Bygdoy. No son el mejor sitio para bañarse en Oslo, …

Søndags Markedet

Seis cosas que no salen en las guías de Oslo (pero que deberías ver)

Me gusta leer sobre Oslo en los periódicos españoles y reconozco que a veces cuentan cosas bien interesantes, como cuáles son los mejores lugares para tomar un café (dada la calidad media de la bebida en esta ciudad, intuyo que la autora del artículo ha hecho su particular ruta en busca de algo que se pareciera más al café que al brebaje que suelen servir aquí). Pero es más frecuente encontrarte refritos de notas de prensa cortapegados con la Lonely Planet con las tres cosas que todo turista sabe de Oslo antes de venir aquí. Tal vez no sea la ciudad más excitante del mundo (ejem) pero si vas a estar en la ciudad más de dos días, aquí van seis cosas que El Viajero no te dirá que veas en la capital noruega, pero que deberías ver. (La foto es de Annkj) Bjørvika El nuevo barrio de Bjørvika recibe a los visitante de Oslo al llegar a la estación central. Paisaje moderno y altos edificios acristalados son la primera pica de lo que es un …

Navia, fotografía y viaje

Nos había hablado Navia en su conferencia en Zaragoza Photo ’11 de su pasión por las estaciones, los libros, el silencio. “Mi tesoro es el tiempo”, nos llegará a decir en las últimas palabras que cruzamos, mientras pensábamos en esas fotografías que nos acabab de enseñar, pertenecientes al proyecto aún inédito ‘Cuenca en la mirada’, un trabajo reposado para el que tomó como eje el ferrocarril y del que yo le robo esta foto.   Nosotros no teníamos tiempo para una entrevista reposada, así que nos montamos con José Manuel en un taxi -gracias por la infinita disposición- y allí grabamos esta conversación sobre la literatura, la fotografía documental y su papel en la prensa, la intrahistoria, el tiempo y, por supuesto, los viajes.   José Manuel Navia // Zaragoza Photo 2011 from ZaragozaPhoto on Vimeo.

14_1008-ln-almunia-park-029

Arquitectura generosa

En contra de lo que piensa la mayoría, la arquitectura no trata de construir. Es un modelaje de nuestro entorno, además de algo vivo que se transforma cada día con lo que hacemos, y que tiene, de vuelta, que adaptarse a nuestros quehaceres. El otro día, entrevistando a la arquitecta María Langarita para este pequeño reportaje, ella sacó en nuestra breve conversación la idea de “arquitectura generosa”, y he decidido hacerla mía también. Estábamos hablando de Lolita, el edificio que su estudio Langarita-Navarro diseñó para lo que iba a ser un complejo, Almunia Park, del que solo se ha construido este restaurante. Un proyecto que abandona la estética clásica del ‘mesón de carretera’ y que explora rituales e ideas preconcebidas sobre el tipo de edificio y sus usos para soprender al visitante.   Este restaurante -uno de los proyectos seleccionados para la XI Bienal Española de Arquitectura, que este año se centraba en ‘lo próximo, lo necesario’- es uno de esos edificios que “no se notan”. Me explico. O mejor, se explica Anatxu Zabalbeascoa en …

cuaderno-de-viaje

El rumbo, la velocidad y otros accidentes de la navegación

Los cuadernos de viaje son diarios valiosos. Escritos, te obligan a pensar sobre lo vivido, a anotar nombres y direcciones que se desvanecerán antes de llegar a la próxima estación. Dibujados, te invitan a sentarte diez minutos delante de ese paisaje que te ha llamado la atención y disfrutar de los detalles. Hace algo más de un año, empecé a viajar con un dibujante. Cuando caminamos por una ciudad nueva y me dice ‘espera’, ya sé que es momento de sacar el cuaderno. A veces, también hacemos fotografías, yo tomo unas notas para el blog y entre todas esas cosas vamos documentando nuestros viajes. No es el único que lo hace, claro. De hecho, cada vez son más. Como escribí en un artículo que salió publicado ayer, los cuadernos de viaje “están de moda” y cada vez son más los dibujantes profesionales o aficionados que, además de esbozar paisajes en sus libretas, las comparten en la red. El fenómeno tiene, además, varios nombres, citas importantes y webs de referencia. Tuve la suerte de que fuera …

museo-automatas-la-rochelle

En el museo de los autómatas

Nos gustan los museos. Y nos encantan los museos curiosos. Por eso, si una tarde de lluvia en la playa nos pilla cerca de un museo de autómatas y maquetas, no podíamos dejar de verlo. El Musee des Automates de La Rochelle me pareció, desde luego, un capricho, por lo curioso y por su origen: el deseo de un hombre del que apenas he encontrado nada, Michel Gaillard, por coleccionar androides mecánicos, cajas de música y otros artilugios y juguetes. Además de desvelar los mecanismos de estos juguetes, ‘desnudando’ algunos de estos muñecos para que los visitantes puedan ver sus poleas, resortes y engranajes, la sala de exposiciones propone un recorrido por la evolución de estos aparatos desde principios del siglo XIX a mediados del siglo XX, e incluye también una recreación de un barrio parisino, con escaparates en los que se muestran autómatas creados con fines publicitarios: desde el doctor que anunciaba las pastillas Valda, a los negros que eran la imagen de marca de ‘exóticos’ productos como el chocolate o el café, muñecos devoradores …

Picasso, picasso

Llegamos al MoMA, y Picasso. Vamos al Piladelphia Museum of Art y… colas para ver a Picasso. Y resulta que el Met abre una exposición de… Picasso. No me parece feo lo que hace Picasso, aunque me parezca mal que expongan hasta las servilletas y los garabatos que hacía mientras hablaba por teléfono. Me parece feo que solo hagan exposiciones que consigan colas que den la vuelta a la manzana. Aunque luego, sentada en las escaleras del museo de Philadelphia, se oigan/vean cosas como esta y entonces entiendas cual es la razón de ser del museo como institución. – Pero que emoción, cuando pensaste tu, amigo, que ibas a ver las obras de Picasso en directo. que impresión… (y entonces pasa una rubia con gafas de sol) – Como la de esta belleza de mujer…. (viva el arte modeno)