All posts filed under: De concierto

Taller de Serigrafía Münster Studio

Münster studio: tinta y ruido

La verdad es que no sé bien cual fue la primera vez que Münster Studio atrapó mi atención. Igual fue con aquel aniversario de la sala Arrebato que empapeló la ciudad en 2009, o cuando los tablones de anuncios de mi barrio se convirtieron en una ventana a un paisaje postapocalíptico sembrado e tornillos, atrayéndonos de forma inconsciente hacia un concierto de punk. El caso es que, proponiéndoselo o no, Daniel Hernando y su estudio llevan años poniéndole cara a numerosos conciertos de bandas indie, folk, metal, punk y hardcore que tocan en pequeñas salas de la ciudad como Desafinado, Arrebato o La Bóveda del Albergue y que convierten los viernes de nuestra vida algo mucho mejor. Un trabajo de imagen y difusión que también hace para bandas como Criatura, Picore o Interlude de Zaragoza, los valencianos de La Habitación Roja o Litoral en Madrid.   Para Dani, que nos enseña el estudio del que salen todas estas creaciones, el diseño y serigrafiado de posters es uno de los trabajos más gratificantes e identificativos de …

No estaba muerta…

… y es que no todo va a ser estudiar y juntar letras para ganarse el pan. A veces, se nos ocurren ideas terribles como la de irnos de festival. La tentación era evidente: abonos a 26€, casas de amigos en Madrid, y una larga lista de grupos a los que teníamos muchas ganas de ver: el Día de la Música ha sido nuestra excusa para pasar dos días de parranda en el Matadero. Hubo mucho sol, o poca sombra, colas para todo, cerveza carísima y esa parte inhumana que tienen, paradójicamente, las concentraciones humanas. Pero sobre todo, hubo mucha música, que compensaba todos los pesares.   Porque aunque los festivales no son algo que me enamore -y lo he intentado con varios, pero las multitudes me sobrepasan- lo cierto es que pocas veces tienes la oportunidad de, en un solo fin de semana, ver una decena de conciertos, descubrir grupos… El problema -mi problema- viene cuando el evento es tan masivo que llega a hacerse imposible disfrutar del concierto: llegamos tarde a The Pains …

un 2010 de conciertos

Empezamos el año tarde y mal, pero ya estamos en 2011. Quería empezarlo haciendo un repaso de los conciertos de 2010 como hice también el año pasado. Y contar cómo bailamos con Gang Gang Dance en Brooklyn o cómo conseguí quedarme dormida en un local de East Williamsburg con la música atronando; hacer una foto de lo guapos que nos pusimos para el concierto de Neil Hannon, cuántas chicas había en La Lata de Bombillas para ver a las Agent Ribbons, o que The New Raemon nos cantó ‘Elena-na’ bajito y muy cerca en el Café Hispano; ya os conté el estado de hipnosis por culpa de Massive Attack, que fuimos a un secret-show a Pamplona,  y que formamos parte del selecto público de los conciertos de Tripolar o de Producciones Con las Uñas. Nos desgañitamos con Nueva Vulcano en el Primavera Sound, y más tarde en la López. Y vimos cosas tan bonitas como a Balmorhea o Pillars and Tongues, o tan bizarras como a The Bitter Tears. Como otros años, fuimos al Muévete, a la Fiesta …

sorpresa en el tunel

Las crónicas deberían escribirse con las impresiones que te llevaron a querer escribirla aún frescas, y no dejarlas para el lunes por la mañana, cuando el cuerpo acompaña poco a los elogios. Aún así, no quería dejar pasar a una banda que fue, para nosotros, la sorpresa del pasado viernes por la noche en la semifinal del Popyrock. Nosotros fuimos al Tunel del Oliver, esa sala tan maja que se ha marcado el Ayuntamiento en un antiguo tunel ferroviario para animar el barrio, para apoyar a la banda de unos amigos de amigos… ya sabeis. Se llaman Turbina  Pelton, y como ellos explicaron, están aun cogiendo fuerza para arrancar. Aun así, y para ser su primer concierto, sonó de 10. Pero la sorpresa fueron los Soul Brothers, una gran banda de soul y funky que lleva como vocalista al Dr. Loncho, un rapero zaragozano (aunque, por lo que cuenta esta entrevista en ZKM!, vive en Barcelona). Yo había escuchado el disco-cómic que sacó hace cosa de un año, pero me gusta mucho más el proyecto que …

Un 2009 de conciertos

Todo el mundo hace balance del año que se va cuando llegan estas fechas. Esa actitud me parece inútil porque ya no hay opción de enmendar el resultado si te da negativo. Pero en mi balance del año solo voy a hablar de conciertos y no creo que haya motivo de enmienda ya que el último concierto del año, el del martes con los Kyoto versionando a Mark Kozelek, que estuvo rarito pero estupendo. Y voy a empezar con los Kyoto pues, a los que vimos en Le Pastis este verano. Me gustó el ambiente, al lado del río. La compañía, la coca-cola fresquita y “Todo rojo”. Podéis escuchar un trocito de ese concierto pinchando en este vídeo. COMO EN CASA No son el único grupo local que vimos este año, en realidad fueron muchos: otro año más estuvimos en la Demoscópica con Domador y sus trajes espaciales, y los granadinos Elastic Band, bastante divertidos. Las semifinales del Muévete en directo trajeron una buena selección de lo que se hace en la ciudad. Recuerdo sobre …

Soportes obsoletos

Anda todo revuelto con la cuestión de la nueva ley que controle los contenidos digitales en Internet y que se plantea el cierre de páginas web sin orden judicial previa. Otra vez esgrimiendo la bandera antipirata para justificar el recorte de libertades, ya cansa. El debate en los medios llega unos días antes de varias reflexiones que en primera persona -virtual o física-me comentan. Hablo de la entrevista a Dani Ro y Menikmático que sale publicada hoy en el Muévete. Estos dos chicos, viendo cómo las discográficas no les trataban demasiado bien, teniendo los recursos a su alcance y aprendiendo sobre nuevas herramientas de distribución, han decidido regalar su nuevo disco en la web. Y en la reflexión sobre el porqué hacerlo nos dejan unas cuantas ideas. Para empezar, dicen que ellos preferirían que las cosas no funcionaran así. Que la gente siguiera comprando discos, y que si les gusta el suyo, que para eso se lo han currado, pues que lo compraran también unos cuantos fans, los suficientes para pagarse un nuevo disco. Que …