Libros
Leave a comment

Los niños se aburren los domingos

stafford

Me gustan dos tipos de libros: los que podrías leer en una o dos tardes (engancharte en las primeras páginas y no dejarlos hasta la útima línea) y los que te acompañan durante meses desde la mesilla de noche, no porque resulte tedioso acabarlos (y finalicen en la estantería los libros que elegí mal) sino porque siempre están dispuestos a volver a abrirse y  darle un nuevo significado a lo que pasa en tu vida hoy. Libros que no se acaban, a los que sabes que volverás, algo que me ocurre más a menudo con los relatos cortos.
“Los niños se aburren los domingos” es uno de estos libros, una colección de relatos de la autora Jean Stafford (California, 1915 – Nueva York, 1979) que es como una galería de espejos que ir recorriendo y en la que irse reconociendo. Lo comencé el pasado otoño y desde entonces lo he ido saboreandopoco a poco, viendome reflejada en las múltiples facetas que presentan sus personajes, siempre con mujeres diversas como protagonistas.
Mujeres que tienen en común una nausea reprimida hacia el enjaulamiento impuesto por la falta de recursos económicos, los matrimonios fallidos, las convenciones sociales, de la Norteamérica de mediados del siglo pasado. A falta de heramientas con las que luchar contra esa cotidianeidad axfixiante -e incluso contribuyendo a crear más angustia dejándose caer por una espiral de autodestrucción y pensamientos negativos- Stafford parece presentar batalla por ellas, acaso facetas de la propia autora, con su precisa escritura.
Siguiendo la atractiva cadencia de las frases, con la profundidad de sus caracterizaciones, en tan solo unas pocas páginas por relato recorremos todo un universo, a menudo opresivo, a veces casi caricaturesco, siempre irónico y lleno de simbolismos: un columpio abandonado en el jardin de una pareja que ya no se comprende ni se ama, el jardin solitario en invierno fuera de la ventana del hospital, el pozo que se secó en el jardín del matrimonio que está a punto de romperse.
Apreciada en su época y ganadora del Pulitzer por “The Collected Stories”, a la que pertenecen estos relatos seleccionados, Stafford es ahora, también en EEUU, una autora probablemente subestimada, y sus novelas permanecen descatalogadas en inglés desde hace tiempo. Por eso es una suerte que Sajalín, editorial especializada en traducciones de autores “al margen” y poco difundidos en español, haya traducido una parte de esta colección donde cada relato es una historia compleja, una gema de muchas caras que leer despacio.

Lee el primer relato de “Los niños se aburren los domingos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *