Fin de curso en la Belle Époque

Zaragoza ha vuelto en este fin de curso a la Belle Époque. Tres exposiciones sobre burgueses, historias exóticas, modelos parisinas, balnearios y otras curiosidades del principio de siglo nos devuelven desde las paredes del Centro de Historias y del Paraninfo de la Universidad a la época de pujanza económica y el art noveau.

Ese es el mundo de Xavier Gosé, ilustrador que vivió en París desde 1900 hasta los inicios de la primera guerra mundial, ilustrando en prestigiosas revistas un mundo de ciudades hermosas sobrevoladas por avionetas y damas vestidas de blanco jugando al golf, diseñando estilizados figurines y expresivos retratos de mujeres esbeltas y misteriosas tras velos y tocados de plumas. Una exposición basada en los fondos conservados en el Museo de Arte Jaume Morera de Lérida y que se puede ver hasta el 17 de junio en el Paraninfo de la Universiad de Zaragoza.

 

También en el Paraninfo encontramos otra grata sorpresa: la recuperación de parte de los trabajos del Art Studio de Gustavo Freudenthal, alemán afincado en Zaragoza que en las tres primeras décadas del siglo XX llevó a cabo un trabajo fotográfico que le convirtió en retratista de la burguesía aragonesa. Familias adineradas, ricos salones y visitas ilustrísimas pasaron por delante del objetivo de Ferudenthal, incluyendo a Albert Einstein en su breve paso por la capital aragonesa.

Retrato de Albert Einstein en Zaragoza

Con un estilo pictorialista, delicado, plasmaba los rostros y las modas del momento y las grandes familias zaragozanas, aunque como fotógrafo de prensa y paisajista también recopiló parajes como los valles del Pirineo, el balneario de Panticosa y fotografías más sociales, como los habitantes de la casa de Amparo, o los primeros baños públicos de la plaza de España.

La exposición está coordinada por la Real Sociedad Fotográfica de Zaragoza, que ha hecho un gran trabajo de recopilación de imágenes de entre archivos particulares y de reproducción de los mismos, para que podamos apreciar todos sus detalles, incluidos los marcos y anotaciones que enriquecen el valor y la historia de las fotografías de Freudenthal.

Autoretrato de Gustave Freudenthal

Precisamente, Freudenthal es uno de los muchos personajes que dan cuerpo a la historia de la Pequeña Alemania de Zaragoza, una colonia formada por los alemanes de Camerún, que llegaron un poco por casualidad y finalmente hicieron de Zaragoza su hogar durante muchas décadas, dando lugar a un colegio (que después sería referencia para la burguesía de la ciudad), locales de reunión, empresas, un cementerio y todo un entramado social plagado de curiosidades. Un grupo de expatriados que vivieron su particular Belle Époque en pleno entreguerras.

 

Montaje de La pequeña alemania de Zaragoza

La exposición, que se puede ver en el Centro de Historias, se basa en la investigación periodística que realizó el escritor Sergio del Molino, que se recogió en su libro ‘Soldados en el jardín de la paz’. Un aperitivo para abrir boca antes de hincarle el diente al libro, que es más sabroso. Podéis leer más en el blog de Sergio, de quien he cogido prestada la foto.

Deja un comentario

  

  

  

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>