Exposiciones, Fotografía
Leave a comment

Paisaje con perro

Hay algo que ha quedado casi olvidado en las bambalinas de la fotografía y que los que tuvimos la idea de tomarnos la fotografía más o menos en serio al filo del cambio de paradigma valoramos más, supongo, que quienes lleguen a la foto ahora. O a lo mejor es solo una filia personal extraña…

Hablo de esa mágia que ocurre en los cuartos de luces rojas, bajo el haz de la ampliadora. Yo recuerdo como momentos muy felices aquellos ratos pasados en los laboratorios de la escuela Keltia, estropeando papeles Ilford con líquidos contaminados, descubriendo las claves de la nitidez, y que el gris puede ser rosa, amarillo o azul. Y salir, con la foto todavía húmeda, al sol a ver el resultado de ese proceso largo, delicado, artesanal.

Hoy la artesanía en la imagen parece pasar irremediablemente por la interfaz del Photoshop o el Ilustrator y aunque las fotos se sigan tratando ‘como un cuadro’, con sus colores, sus pinceles y sus luces y sombras digitales, la foto se aleja cada vez más de su primigenia intención de pintar con luz.

Por eso ha sido una hermosa sorpresa la exposición de Pentti Sammallahti que hace un par de semanas se abrió en Zaragoza. Se trata de una colección de las imágenes de este fotógrafo finlandés y de sus viajes por paises de todo el mundo. Pequeñas estampas, postales de horizontes infinitos y calles cruzadas por hombres y mujeres sin rostro, paisajes con perro, soles de medianoche.

Unas imágenes donde el resultado final que vemos enmarcado es resultado de un proceso absolutamente controlado por el artista, desde la toma hasta el positivado. “Es una fotografía en blanco y negro, con miniaturas, muy trabajada, en la que no se ven envueltas máquinas en ningún momento. Todo está hecho por él”, le explicaba Alain D’Hooghe, el comisario, a Carmen Ugarriza.

Gracias a ese proceso artesano, consigue esos paisajes profundos, esos cielos degradados y esas figuras que destacan en medio de la vegetación de los lagos de Namibia o de los paisajes helados de Siberia, en un recorrido sin hilo conductor pero que “se va haciendo cada vez más profundo” a medida que entendemos el cómo -y apenas el porqué- de esas fotos precisas y preciosas como la de esta ola atlántica que despide la exposición.

‘Au bord du monde’, de Pentti Sammallahti, es una exposición organizada por el Centro Andaluz de la Fotografía que podrá verse hasta el 27 de mayo en el museo Pablo Gargallo de Zaragoza.

Para saber más:

La pieza de Carmen Ugarriza sobre la muestra en Zaragoza para Aragón Digital aquí. Una reseña de la exposición en el CFA en la revista digital Rusia Hoy, aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *