Exposiciones, Fotografía
comment 1

Cuestión de segundos

La fotografía es cuestión de segundos. Lo decía Cartier-Bresson: se trata de elegir el ‘instante decisivo’. Un minuto antes, la foto no está allí, uno después y ya ha desaparecido. Por eso dicen que la foto es una forma de desafiar a la muerte y convertir cosas efímeras en eternas.

Dicen los comisarios de la exposición de Catalá-Roca que ahora se puede ver en La Lonja de Zaragoza que el catalán se adelantó a la definición del francés. Recorriendo España gracias a encargos publicitarios y turísticos -como hiceron otros grandes fotógrafos como Robert Frank, del que acaban de descubrirse unas preciosas imágenes de Nueva York– el “más importante fotógrafo de su tiempo” según explica López-Mondejar en su ‘Historia de la fotografía en España’ fue “un puente decisivo entre la vanguardia de anteguerra y la nueva vanguardia documental de los años cuarenta y cincuenta”.

Retrató ricos y pobres, ciudades y pueblos, con la correcta distancia del observador que ni se implica ni juzga, que no interviene más que con su mirada. La exposición nos presenta 147 fotos, en blanco y negro y a gran formato, que seleccionan momentos, ciudades y lugares en la trayectoria de Catalá-Roca. Especialmente curiosas, las fotografías del taller de Miró: no hay que perderse el audiovisual de 20 minutos en el que entenderemos mejor la relación del fotógrafo y el pintor, la presencia en sus imágenes de algunos artistas y rostros conocidos, y la personalidad y el humor de este creador.

La exposición estará abierta hasta en La Lonja hasta el 23 de abril, en horario de Martes a sábado de 10 a 14 h y de 17 a 21h. Domingos de 10 a 14h. Lunes cerrado.
También hay visitas guiadas los martes a viernes a las, 17.00 del 15 de febrero al 20 de abril.

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *