Exposiciones, Fotografía
Leave a comment

Lorenzo Almarza ¿Lartigue a la aragonesa?

Una de las exposiciones de fotografía más bonitas que se pudieron ver el año pasado en Zaragoza es probablemente la de Henri Lartigue. Si te gustó, entonces no debees perderte la que en estos días se puede ver en el centro Joaquín Roncal de la CAI (que abre los lunes, perfecto para una tarde de lluvia como la de hoy). Se trata de una exposición producida por la Diputación de Huesca: Lorenzo Almarza, la mirada moderna.

Aunque Almarza se parecía bien poquito a Lartigue -el uno, acomododado burgués francés, el otro, militar en la época de Alfonso XIII- ambos fotografiaron los años 20, los cambios en la forma de vivir, y experimentaron, desde sus recursos fotográficos y cada uno con sus temas (uno, más intimo y poético, el otro, más documental y viajero) los inicios del siglo XX con la mirada estereoscópica de sus cámaras.

La mirada de Almarza, “personaje polifacético, ingeniero, militar, fotógrafo aficionado, prmotor fotográfico y turístico) se detiene en la arquitectura -la contemporánea, con esos puentes de hierro, puertos, fábricas, y la clásica, paseando sus ojos por cúpulas, iglesias, mezquitas- y el folclore de los países del norte de Áfirca o de los pirineos, que visitó en sus viajes. Y lo hizo, nos explica el comisario “adelantándose en la utilización de encuades o recursos estéticos -picados, contrapicados, descontextualizaciones, recortes, puntos de fuga- de lo que más tarde se conoció como una nueva visión”.

Como Lartigue, la cámara de Almarza fue una estereoscópica con placas de cristal, esas que reproducen la mirada binocular humana, dando lugar a imágenes en 3D. Lo que vemos en esta muestra es una selección de 150 fotos de entre las miles del autor, selección realizada por el comisario Juan Naranjo y que se presenta en copias en papel. Por eso, no hay que perderse el audiovisual que acompaña a la exposición y donde podemos ver las fotos tal y como se concibieron, en tres dimensiones.

La muestra os gustará si sois curiosos de la fotografía y de la historia de Aragón, y el lugar es perfecto si necesitais un lugar tranquilo donde pasar estos días grises, asomándoos a paisajes de otro siglo. Se podrá ver hasta el 28 de enero. + Info aquí

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *