El recuerdo entre las manos

Si hay algo que me gusta de la fotografía es su valor como prueba, rastro o vestigio. La imagen es una huella del mundo y nos pone, a pesar de la distancia, en contacto material con lo representado.

En ‘Cosas que perduran’ Vicky Méndiz hace un juego doble a partir de esta capacidad de la fotografía: su cámara es la intermediaria entre nuestro ojo y los objetos que, como tesoros, guardan los vecinos de la zona de Magallón que perdieron a sus familiares, asesinados entre el 1936 y 1937 y enterrados en una fosa común.

Cuando alguien pierde de forma traumatica a un ser querido,  dicen quienes hablan sobre las fosas de la guerra civil y su apertura como medio de recuperación de la memoria, necesitan romper el silencio y compartir los objetos y las historias que les quedan de ellos. Abrir las fosas es, en cierto modo, un cierre de la herida abierta, un paso necesario, un desahogo, una liberación.

Méndiz ha fotografiado los objetos encontrados en esa tumba, restos enigmáticos y fragmentarios, con un estilo directo y documental que nos pone en las manos ese botón, esa pieza de metal. También nos hablan las manos, los regazos que sostienen los recuerdos de abuelos y tios desaparecidos: un reloj, una postal, unas últimas palabras escritas en un pedazo de papel. Y después, la fotógrafa nos lleva de la mano a los paisajes que los relatos de las personas que entrevistó para el libro ‘Silencio enterrado’ que documenta todo el trabajo realizado durante nueve meses en esta zona.

‘Cosas que perduran’, nos dijo ayer Vicky en la presentación, ha prescindido de las palabras porque las imágenes, por sí mismas, ya nos cuentan una historia. Méndiz nos dijo, además, que se alegraba mucho de exponer en la sala Juana Francés, la única en Zaragoza dedicada al arte de mujeres.

Podéis ver la muestra en la Casa de la Mujer, hasta el próximo 11 de noviembre. + info

Una entrevista con Vicky Méndiz y su página web

1 comment to El recuerdo entre las manos

  • He visitado la sala a una hora que aun entraba suficiente luz de la calle y, no se lo digas a nadie, aprovechando que en ese momento estaba solo, he quitado la luz eléctrica para ver lo justo.
    Después de ver todas las imágenes de Vicky Méndiz, he vuelto a encenderlas y no he podido evitar hacer una fotografía del cuadro (de luces) y su circunstancia. Ahora, al colgarla en Mis adarmes con unas palabras mías he sentido que sobraban, como la luz eléctrica, y las he apagado y dejado únicamente las tuyas, tan precisas.

    http://my.opera.com/Adarmes/blog/2011/10/17/vicky-m

Deja un comentario

  

  

  

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>