De concierto, Música
Leave a comment

Soportes obsoletos

Anda todo revuelto con la cuestión de la nueva ley que controle los contenidos digitales en Internet y que se plantea el cierre de páginas web sin orden judicial previa. Otra vez esgrimiendo la bandera antipirata para justificar el recorte de libertades, ya cansa.

El debate en los medios llega unos días antes de varias reflexiones que en primera persona -virtual o física-me comentan. Hablo de la entrevista a Dani Ro y Menikmático que sale publicada hoy en el Muévete. Estos dos chicos, viendo cómo las discográficas no les trataban demasiado bien, teniendo los recursos a su alcance y aprendiendo sobre nuevas herramientas de distribución, han decidido regalar su nuevo disco en la web. Y en la reflexión sobre el porqué hacerlo nos dejan unas cuantas ideas.

Para empezar, dicen que ellos preferirían que las cosas no funcionaran así. Que la gente siguiera comprando discos, y que si les gusta el suyo, que para eso se lo han currado, pues que lo compraran también unos cuantos fans, los suficientes para pagarse un nuevo disco. Que lo de vivir del arte ya lo olvidaron hace tiempo. Pero como no es así, pues mejor regalan el disco antes de que lo hagan otros, y después intentan currárselo de otras formas para recuperar la inversión.

Después, se plantean si la gente dejó de ir a conciertos cuando inventaron el gramófono, o cuando se inventó la radiofórmula, o la gente pudo hacer copias en casete o en cedé del disco que se había comprado su vecino en El Corte Inglés. Y luego Internet. Y resulta que no, que cada vez hay más conciertos y grandes festivales, lo que significa más público. Segunda razón para sacar un disco gratis en Internet y no tener miedo de que se venderán menos copias, ya que la recaudación en taquilla, si la música merece la pena, debería ser igual o mejor que antes.

Y la tercera razón, la de “el soporte está obsoleto”. Lo saben todos los que tienen el trastero lleno de cintas vhs, de casetes musicales, los que compraron minidisc pensando que aquello iba a ser el sustituto de cd, y un largo etcétera de tecnologías efímeras. El cedé nos servirá unos añitos, pero a la larga, vendrá algún avispado inventor y una campaña de márquetin que nos contará las mil maravillas de otro invento. Y tendrás que llevar al trastero tu colección de plastiquitos redondos y hacerle hueco en el salón a un nuevo reproductor.

Es lo mismo que cuenta Sergio en su blog literario. A cualquier friki de las letras se le pondrían los dientes largos pensando en una biblioteca infinita que cabe en un aparatito más pequeño que el más pequeño de los portátiles. Pero siendo realistas, el cacharro se cascará a la larga y a ver que haces con todos esos libros digitales que compraste pensando que el e-book sustituiría al papel.

Que no nos engañen, que hay cosas que la reproducción técnica no nos va a quitar. El caso del libro es antiguo y nos quitó la tradición de contarnos historias unos a otros, pero hay que reconocer que es un gran invento. Y siguen ahí los recitales de poesía, las obras de teatro… claro, nadie lee novelas en voz alta, pero eso es un ejemplo de cómo un buen soporte fomenta nuevas formas artísticas, y no de cómo acaba con ellas. Y no habrá, por esas cosas de la huella y del aura, un soporte musical capaz de transmitir lo que se vive en un concierto, ese encuentro entre gentes a las que les gusta lo mismo, que bailan y montan una fiesta en torno a la música, no se acabarán los directos. Porque hay cosas que no se pueden piratear.

(como muestra, un botón. Franz Ferdinand cantando ‘Walk Away’ en el mejor concierto de la temporada en Zaragoza. Es el mejor vídeo que he encontrado en youtube)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *